Checklist

Checklist: organiza tus tareas y aumenta tu productividad

Checklist: organiza tus tareas y aumenta tu productividad

¿Has tenido alguna vez esa sensación de tener mucho que hacer y ni siquiera saber por dónde empezar? O ¿Olvidar una tarea y recordarlo sobre la hora o con el reclamo de otra persona? Mantener un checklist de tus actividades te permite tener una visión clara de todo y evita que te olvides de algo.

Nuestro día a día es muy apresurado, con muchas actividades profesionales y personales y confiar siempre en la memoria es un riesgo. Entiende cómo funciona esta práctica de hacer una lista de lo que hay que hacer y cómo ella te ayudará en la práctica.

 

checklist

Entiende qué formato de checklist funciona mejor para ti

El ejercicio del checklist es muy sencillo. La idea es pasar al papel – o al celular o computadora – una lista de tareas y tacharlas después que las completes.

Algunas personas todavía necesitan hoja y lápiz porque suelen apuntar en sus agendas, planners y organizadores de tareas creados para este fin. Pero hoy la tecnología ofrece una serie de recursos para hacer checklists a lo virtual y sincronizarlas en todos los dispositivos que usamos. Este formato puede ser muy interesante y seguro.

Puedes utilizar una herramienta para las demandas corporativas, laborales y de trabajo y otra para tareas personales, si prefieres dividir de esta manera.

Atribuye nivel de prioridad a cada tarea

¡Listo!, Ahora ya has comenzado a estructurar tu checklist con todo lo que tienes que hacer. Pero sólo este paso no es suficiente, sobre todo si hay muchas tareas para completar.

Es importante que puedas separarla, determina lo que es más urgente. Esta es una manera de evitar fallos y prestar atención a los plazos.

En la mañana, mira los apuntes que has hecho, incluye la planificación para el día y define cuáles son las prioridades. Tienes que anticipar que ni siempre vas a finalizar todo lo que planeaste para este día. Nuevas demandas e interrupciones podrán surgir, lo que es normal.

Vuelve al checklist siempre que sientas que es necesario o cuando completes una tarea y estés yendo a la próxima. Al final del día, revisa y actualiza tu agenda para el día siguiente.

 

Lee también: Gestión de tiempo: aumente la productividad y obtenga mejores resultados

 

Es de vital importancia incluir nuevas tareas en tu checklist en el momento que aparezcan, para que no te las olvides. Un tip muy valioso: si la nueva demanda es simple y tardar menos de dos minutos, ¡hazla en el momento! Así ya la sacas de la lista y no añade otras cosas a tu checklist.

Divide tareas más complejas en pasos

Imaginemos que alguna demanda de tu checklist necesitará más tiempo y esfuerzo. Eso puede pasar con un proyecto con varios pasos, por ejemplo, o que dependa de la colaboración de otras personas para seguir adelante.

Dividir este tipo de tarea en un paso a paso ayuda en la organización y no olvidar ninguna etapa. Eso también te va a ayudar a sentir menos estrés o presión para desarrollar una demanda más compleja.

El checklist es una manera simple de mantener la organización, no dejar de entregar ninguna actividad y aumentar tu productividad. Además de eso, esa práctica mejora la eficiencia, proporciona más seguridad y agilidad. ¡Pon en práctica esa herramienta y cambia tu día a día!

Categorias