evaluación 360

Evaluación 360 grados: aprende a utilizar esta herramienta

Recibir feedback es una parte importante de cualquier relación, ya sean personales o profesionales. La importancia es tal que existen varias herramientas para hacerlo más fácil y eficiente. Una herramienta popular y que ha traído resultados increíbles a los que buscan desarrollo personal es la evaluación 360.

 

Lee también: Cómo la enseñanza a distancia ayuda a fortalecer la cultura empresarial

 

evaluación 360

 

¿Cómo funciona la evaluación 360?

La herramienta funciona como un catalizador de las competencias, porque, cuando se ejecuta, pretende dar un feedback sobre el desarrollo y mantenimiento de habilidades. La evaluación 360 se puede hacer en el ambiente de trabajo o incluso coaching; individualmente o en grupo. De manera general, la evaluación quiere desarrollar y construir un feedback honesto sobre las competencias de cada uno de los involucrados.

La herramienta abarca todos los participantes, e incluye una autoevaluación. De esta manera, es posible entender las opiniones de los participantes y evaluarlas. La evaluación 360 tiene ese nombre porque hace que la respuesta ofrecida al participante gire 360°¨hasta llegar al que comenzó, lo que da la oportunidad de que todos se expresen. Eso hace que la técnica sea más democrática, ya que no es como un feedback tradicional y unilateral.

Así, ese método de evaluación multifocal tiene algunos beneficios, una vez que los participantes están más dispuestos a escuchar sobre sus competencias:

  • Se crea un sentimiento de búsqueda incesante por crecimiento y avances;
  • Promueve el autoconocimiento y desarrollo personal;
  • Es posible tener un parámetro de acuerdo con la opinión de otras personas sobre el evaluado;
  • Agranda el abanico de posibilidades de mejora en las habilidades.

 

Modelos de evaluación

 

Generalmente, antes de empezar la evaluación 360, los participantes llenan un cuestionario sobre sí mismos y colegas. Hay varios modelos de cuestionarios y, para facilitar tu trabajo, separamos tres de ellos:

  • Modelo Simple

Las respuestas al cuestionario son limitadas: nunca, algunas veces o siempre. Las preguntas pueden variar según el propósito de cada feedback. Por ejemplo, si se utiliza en el ambiente de trabajo, las preguntas se estructuran según el desempeño de determinada función, eficiencia, trabajo en equipo, liderazgo y ética. Y también puede ser dirigida a una actividad específica.

  • Modelo Directo

Es muy semejante con el simple, pero el modelo directo de evaluación 360 disponibiliza cinco tipos de alternativas de respuesta: nunca, casi nunca, algunas veces, mucho, casi siempre. Ese tipo de respuesta es más objetiva y hace que los participantes no se escapen del tema.

El modelo directo tiene preguntas más específicas, lo que deberá estar sincronizado con el enfoque por el que se realiza el feedback. En lugar de tener preguntas como el desempeño del participante, las preguntas están orientadas más a lo personal.

  • Modelo Complejo

Ese modelo también se limita a tres tipos de respuesta: nunca algunas veces o siempre. Sus preguntas son más elaboradas y tienen como objetivo conocer el rendimiento personal y profesional de cada participante.

Cada modelo de evaluación 360 tiene sus particularidades y efectos, por lo que es necesario pensar cuál es el propósito de la evaluación y en qué forma deseas que siga. De esta forma, es posible elaborar un cuestionario dentro de estos modelos.

Ahora que sabes cómo trabajar esta modalidad de evaluación, ¿Qué tal empezar a poner en práctica para obtener resultados personales y profesionales cada vez mejores?

 

Implementación

Implementación Eadbox

Categorias