El clima organizacional es el ambiente de trabajo creado por los individuos que forman parte de una empresa. Lo que, según especialistas del área, interfiere directamente en la motivación y en el comportamiento de las personas dentro de la organización.

A partir de esta definición, se puede notar dos características sobresalientes: el clima organizacional es un concepto de percepción, y también algo dependiente del juicio de valor de las personas. El clima organizacional afecta la productividad, la motivación y el comportamiento de los colaboradores.

Es importante notar algunas características de tal ambiente. Ya que su base se da en la percepción, el clima organizacional es un factor psicológico en una corporación. Es un retrato de la relación entre la organización y sus operarios, y entre los propios operarios en sí. Está relacionado con la calidad y la idoneidad del ambiente de trabajo.

Al analizar esas características, la importancia de mantener un buen clima organizacional en la empresa es clara. Normalmente, el primer paso para la mejoría del clima es hacer una investigación para entender lo que es percibido por las personas que comparten el ambiente. Pues esta relación se basa en la percepción de los operarios.

Sin embargo, algunos factores son recurrentes y deben ser tema de atención. Es importante descubrir cuáles factores motivan o desmotivan los operarios. Acciones simples tienen reacciones mucho mayores de lo que piensas. Eso puede ser un factor de degradación del clima organizacional como un factor de mejoría. Por ejemplo, las intenciones de reducir presupuesto a través del corte de gastos es una práctica universal de los negocios. La percepción de las personas que una posible acción de la empresa sea reducir empleos, puede degradar un ambiente de trabajo que esté saludable. Muchas veces, cuando tal ajuste económico viene por una solución técnica o de una innovación, el efecto puede ser benéfico.

El clima organizacional y el espíritu de equipo

La capacidad de trabajar en conjunto visando un determinado objetivo claro es un factor crucial para el buen ambiente organizacional. La búsqueda de las corporaciones es por la definición de grupos de trabajo eficientes, efectivos, y también comprometidos. Es preciso tener un equipo de trabajo unido, que siente placer en alcanzar objetivo comunes. Una manera de conseguir eso es a través de metas y objetivos claros y alcanzables. Además de eso, es siempre esencial dar feedback sobre los resultados de iniciativas y proyectos en marcha, así como reconocer el desempeño de aquellos que se destacan.

Trazar rumbos claros exige que la empresa deje los operarios al corriente de los objetivos estratégicos de la organización. No saber cómo su trabajo y sus esfuerzos diarios contribuyen a las realizaciones de la empresa hacen que la persona no tenga conciencia de la responsabilidad que su función demanda. Eso aún puede hacerse un efecto bola de nieve, en los diversos niveles de la compañía que tienen poca conexión, lo que va a contramano de la definición de clima organizacional.

Los líderes en las empresas

En prácticamente todas las empresas, existen jefes que son percibidos por sus comandados como incapaces para ocupar tal posición. Puede o no ser verdadera la condición, pero el hecho es que el clima organizacional es una percepción. Cuando eso ocurre es cuando la organización necesita actuar. Una de las formas es demostrar la capacidad de la persona que ocupa el puesto de liderazgo. Otra forma es medir y evaluar cuáles son los problemas y buscar soluciones, o aceptar la voz común.

Tener buenos líderes es fundamental para el funcionamiento y continuidad del clima organizacional. Personas que logren y sepan amalgamar otras en torno a los objetivos de un sector, división, o nivel. Es muy importante ser consciente de las razones que llevan a la motivación para que se puedan trabajar a fin de mejorar estos ambientes.

Medir y gestionar

Estudios comprueban la relación entre la motivación de los colaboradores y los resultados de las empresas. Todas, desde pequeñas y medianas empresas hasta las grandes corporaciones, deben medir y gestionar el ambiente de trabajo. Eso ayuda a alcanzar mejores resultados económicos en la empresa a largo plazo.

En el caso de pequeñas empresas, el factor humano es muchas veces aún más importante. Esas compañías, generalmente, no tienen el mismo potencial económico de grandes marcas o corporaciones. Por eso, además de medir el clima, es preciso gestionar para modificarlo de manera y mejorarlo.

El primer paso es conducir investigaciones, entrevistas, observaciones y estudios que apunten cual es el clima de la organización. Saber cómo es conducido el ambiente de trabajo, también es importante saber cuáles insatisfacciones y fricciones existen. De esa manera, es posible tener mayor precisión en las conclusiones para adoptar medidas a favor de la mejoría del clima.

El método usual para evaluar el clima organizacional envuelve el uso de investigaciones para los operarios. A veces las mismas pueden ser complementadas con entrevistas personales. Uno de los aspectos clave en la realización de una investigación de ambiente de trabajo es el anonimato. La metodología utilizada debe preservar el anonimato de las personas investigadas. Eso es importante para garantizar que las respuestas sean honestas.

Vea también: Microlearning, herramienta para el entrenamiento corporativo.

eadbox-logo

Cuestionarios para climas organizacionales

En general, los cuestionarios de climas organizacionales son constituidos por tres tipos de interrogantes: demográficos y de segmentación, que suministran informaciones sobre la persona investigada. Preguntas sobre el ambiente de trabajo, que permiten evaluar los factores que determinan la motivación del colaborador. Y las preguntas abiertas que dan acceso a  informaciones cualitativas sobre el ambiente de trabajo.

Investigaciones del clima organizacional generalmente incluyen preguntas y factores para evaluar la satisfacción de los operarios. Eso puede ser utilizado para analizar la relación entre los departamentos (por ejemplo, TI o RH) y otros asuntos de interés para la empresa.

Una vez con los resultados que explican la situación actual, se puede crear un plan para mejorar el clima organizacional. Adquisición de equipamientos, mejorías en la infraestructura, ampliación de las posibilidades de realización del trabajo diario de los operarios e incluso beneficios sociales o económicos. Estas son formas de influenciar lo que gira en torno a la persona que realiza el servicio, sin afectar directamente la actividad realizada.

El proceso de gestión del clima organizacional también tiene semejanza con la lógica utilizada para elaborar el presupuesto anual de una empresa. Existen factores imprevisibles, como la gestión del clima y las condiciones y relaciones de las personas y del trabajo. Sin embargo, todas las condiciones previsibles deben ser examinadas y medidas para cada interrogante que debe ser tomada.

Cuando se piensa en clima organizacional, los factores previsibles son aquellos que se puede administrar con base al conocimiento acumulado por la empresa. Por ejemplo, cuando se sabe que tiene entre los colaboradores un administrador que está familiarizado con números y presupuestos y es respetado por todos por tal característica, colocarlo en una función que tal aspecto sea reforzado es una forma de reforzar un buen ambiente corporativo. Es similar a encontrar recursos para la compraventa de materia prima en el presupuesto anual, por ejemplo.

Interpretación

El avance de la tecnología y la mayor atención dada a la investigación y al desarrollo del área de recursos humanos ha ampliado los horizontes. La capacidad de evaluar, analizar, segmentar, separar e interpretar datos recogidos en investigaciones o el día a día de una empresa. Esto significa que las diferencias en los grupos, niveles y sectores pueden ser vistas. Lo que permite una comprensión más profunda de los problemas y la búsqueda por soluciones. Eso también permite ver evoluciones que ayudan a visualizar el retorno de la inversión en tales medidas, además de apuntar estrategias.

Por ejemplo, pueden ser hechas inversiones en un determinado aspecto del ambiente de trabajo. Cuando las medidas para mejorar el clima entran en vigor, generalmente provocan una mayor motivación de los operarios en cumplir sus responsabilidades, ya que estos perciben que a la empresa le importan sus problemas.

En el mundo empresarial de hoy, el clima organizacional es indispensable para la planificación estratégica, permitiendo a las empresas motivar a los operarios para obtener mejores resultados económicos.

CTA TRIAL

videoclases


Categorias